lunes, 6 de diciembre de 2010

DISCURSO EN ANIVERSARIO DE LA PNP

DISCURSO CON OCASIÓN DE LA SESION SOLEMNE ORGANIZADA POR ADOGEN-PNP Y DGPNP; EN EL XXII ANIVERSARIO DE LA PNP; PRONUNCIADO POR EL GRAL PNP MARIO CABANILLAS CHAVARRY
Sr Ministro de Estado en el Despacho del Interior
Sr General de Policía Director General de la PNP
Sr General SPNP Presidente de la ADOGEN-PNP
Señores OOGG y OOSS - PNP en actividad y retiro
Distinguida concurrencia
La Policía Nacional del Perú, noble Institución a la cual tenemos el alto honor de pertenecer, cumple el próximo 06 de Diciembre el XXII Aniversario de su creación; razón por la cual la ADOGEN-PNP en coordinación con el Comando Policial, ha organizado esta especial “ Cesión Solemne “, para rendir a nuestra querida e inolvidable Policía, un justo y reconocido homenaje
Señores, se dice que “ recordar es vivir “, por ello permitidme iniciar mi disertación, puntualizando algunos hechos policiales, que en la vida republicana del país, han quedado grabados por siempre, en las páginas de oro de nuestra historia policial:
- La heroica y valerosa acción de Guardia Civiles y Gendarmes, ofrendando sus vidas a la par de las FFAA en defensa de la Patria, durante la infausta guerra con Chile en 1879; legado dentro del cual resalta para nuestro orgullo, la figura ejemplar de nuestro máximo Héroe Nacional, el “ valiente de Tarapacá “, Inspector de Guardias Mariano Santos Mateos, honoríficamente reconocido como Gran General de la PNP
- En el conflicto con el Ecuador de 1941, la policía estuvo también junto con las FFAA, a la vanguardia en la defensa de la Soberanía Nacional; dejando bien puesto el honor de las armas, concediéndonos nuestro segundo Héroe Nacional, el “ Titán de Carcabón “, Capitán GC Alipio Ponce Vásquez
- En las guerrillas comunistas contra el Estado de 1965, policías y militares, se pusieron al frente, restaurando el orden y la paz social; con el sacrificio de un valeroso grupo de policías comandado por el My GC Horacio Patiño Cruzatti, a asistidos por el My SPNP Enrique Torres Gonzales; hecho trascendente meritoriamente reconocido por el Presidente Fernando Belaunde Terry, concediéndole a la Guardia Civil, el título honorífico de “ Benemérita de la Patria “; en éste ámbito enriquecen también nuestro martirologio policial, el sacrificio en actos del servicio en el año 1966, del Capitán PIP Hurtado Alcides Vigo y el Comandante GR Juan Benites Luna; todos ellos reconocidos en la actualidad como mártires de la PNP
- En este difícil proceso de evolución de nuestra realidad social, a partir de 1980 surgieron otros grupos terroristas de ideologías foráneas, denominados PCP-SL y el MRTA, los que por más de dos décadas sembraron terror y muerte con métodos sanguinarios, crueles e inhumanos, causando ingentes daños a los peruanos, a la propiedad pública y privada, tales como la destrucción de 129 locales policiales; ante a este infortunio, nuevamente salieron en defensa del país, policías, militares y campesinos; devolviéndonos la paz y el orden social; enriqueciendo con su sus vidas el valioso tesoro de nuestros mártires y dejándonos también numerosos discapacitados
Por estos trascendentales hechos de heroicidad y ofrenda de sus vidas, nuestros héroes y mártires engalanan las páginas de oro de nuestra historia policial, cuyo ejemplo y valor en el sagrado cumplimiento del deber, nos ha dejado un valioso patrimonio espiritual, grabado por siempre en la mente y corazón de todos los policías del Perú; para que nos escuchen en la inmortalidad de su gloria, me permito recordar este cuantioso sacrificio:
- De 1931 a 1969, solo de la GC, 149 mártires
- De 1980 a 1988, de las FFPP, 498 mártires
- De 1989 al 2006, de la PNP, 727 mártires
- Total 1,374 mártires, sin contar los que faltan de la PIP, GR, Sanidad Policial, así como de la masacre de policías en Bagua y del 2007 al 2010; a los que inevitablemente tenemos que sumar los 890 policías discapacitados; para mayor ilustración los invito a visitar mi pag.web: www.martirespnp.com
Cabe recordar, que en esta dolorosa etapa y estando en plena lucha contra el terrorismo demencial, con el sacrificio de miles de vidas de nuestros valerosos policías y con el consecuente desamparo de sus familias; recibimos del incomprensible poder político democrático, lo siguiente:
- La apresurada Ley de Bases de las FFPP en 1986, corregida con una fe de erratas en tres hojas; seguida por una “ Reforma Policial “, despidiendo injustamente a un millar y medio de policías, sin recompensa alguna pos sus sacrificados servicios a la Patria, y desactivando las ancestrales instituciones policiales : GC, PIP y GR, a las que hoy añoramos
- En 1988 se creó la Policía Nacional sin presupuesto alguno y en 1990 se dio un DS incrementando las remuneraciones del personal policial, disposición que hasta nuestros días, seguimos esperando y exigiendo su cumplimiento
- En la década del 90 se impuso una etapa de politización, militarización e informalidad policial, hasta que se promulgó su Ley Orgánica en 1999, conteniendo algunas especialidades policiales profesionales, las que no comprendemos porqué hasta la fecha permanecen en el papel
- En contradicción a la política ya mencionada, nuestra Policía antes de concluir su niñez, con el supuesto de desmilitarizarla para convertirla en comunitaria y de naturaleza civil; se le sometió en el 2001 a una “ Reforma Policial “, priorizando y sistematizando la función policial de “ Seguridad Ciudadana”, bajo el liderazgo político municipal, marginando así su finalidad constitucional fundamental el “ Orden Interno“ y rebajando su Ley Orgánica a simple Ley; política que facilitó a los señores Alcaldes imponer el tributo del “ Serenazgo “, obteniendo unos S/3,000’000,000.00; monto suficiente para lograr la mejor Policía de América
- Es preciso recalcar que con las Constituciones de 1979 y 1993, la atribución policial de “detención “ quedó reducida a su mínima expresión, a delitos flagrantes y/o por orden judicial, salvo terrorismo, TID y traición a la Patria; la titularidad de su función de “ Investigación “pasó al Ministerio Público y la de “Seguridad Ciudadana “, quedó bajo la dependencia política de los Gobiernos Municipales, ratificadas en sus Leyes Orgánicas y el Código Procesal Penal; sometiendo profesionalmente a la policía a la autoridad de los Fiscales y a la dirección política de los Alcaldes; con el consecuente clima de inseguridad, violencia social e incremento delincuencial que nos agobia
- Cabe resaltar también, que en las zonas alejadas y el campo, a falta de una “ Policía Rural “ , las Rondas Campesinas han asumido la función policial y hasta parte de la judicial por ausencia de los Jueces de Paz
- En el mar territorial, apreciamos que la Armada Peruana cuenta con su propia “ Policía Marítima “, sin restricción de funciones policiales y sin presencia Fiscal
- Por otro lado nuestra SPNP, no dejó de ser objeto de manipulación política, pasando al Ministerio del Interior, pero felizmente ha retornado con nosotros
- La política de desmembramiento de la función policial no es nueva; gobiernos anteriores sacaron de la Policía, Defensa Civil formando INDECI; luego las funciones de Migraciones, Control de Armas y Municiones de Uso civil y los Servicios de Vigilancia Privada, fueron trasferidos al Ministerio del Interior
- Como si esto fuera poco, tratando de amenguar la precaria situación económica de nuestros policías, no atendida por el Estado; se ha establecido los denominados “ Servicios Individualizados “, poniéndolos al servicio de particulares; degradando su autoridad, quebrantando su moral y generando su “ cholificación “, con el consecuente desprestigio Institucional
Señores policías en actividad y retiro, nunca olvidemos que nuestra Policía Nacional, es producto de tres instituciones policiales, forjadas en el tiempo y la historia de la República; como son la Guardia Civil, Policía de Investigaciones y la Guardia Republicana, con el permanente apoyo de nuestra Sanidad Policial; por ende constituye la fusión de de un conjunto de valores morales, doctrina, costumbres, comportamientos, actitudes, disciplina, procedimientos, héroes, mártires, simbología y mística de sus integrantes; valiosa herencia que hoy la Policía Nacional tiene que homogenizar, mejorar, cultivar, difundir y consolidar, para lograr la unidad institucional y el reconocimiento del consenso ciudadano
Estoy seguro, que muchos de los presentes y miles de policías esparcidos en el territorio patrio; en cada evento recordatorio o conmemorativo de carácter policial y muy en especial en un Aniversario Institucional; tenemos sentimientos encontrados de alegría, tristeza, gratitud e ingratitud, nostalgia y esperanza; al añorar nuestros días pasados, tener la dicha de seguir viviendo para decir presente y darnos la mano para lograr juntos la policía que anhelamos
Nuestra Policía cumple 31 años de haber concebido constitucionalmente como su finalidad fundamental el “ Orden Interno “ y 22 años de su creación Institucional; no obstante con franqueza debemos reconocer, que hay mucho por hacer y otro tanto por lograr; buscando superar nuestras vulnerabilidades y explotar nuestras fortalezas; conjugando esfuerzos hacia objetivos y metas comunes
Teniendo en cuenta la importancia de los asistentes a este auditorio, estimo pertinente recalcar que el poder político gobernante, aun no comprende la trascendental importancia, de lo que es y debe ser la gran Función y el Poder de Policía del Estado en el país, cuya responsabilidad política constitucionalmente recae en el Presidente de la Republica y el rol fundamental en la PNP; situación por la cual los gobernantes de turno, lejos de implementar y desarrollar esta trascendental función, organización y autoridad policial, en aras de una eficiente gobernabilidad democrática y mejor servicio a la población; inconvenientemente se le somete a periódicas “ Reformas y Contra Reformas “, sin mayores beneficios para los peruanos
En este contexto es indudable que la PNP, hace enconados esfuerzos para garantizar el Orden Interno, controlar el Orden Público, hacer cumplir la Ley y prevenir la comisión de delitos y faltas; no obstante con extrañeza apreciamos que a pesar del tiempo trascurrido; carece de su correspondiente “ Ley de Orden Interno “, que integre, organice, coordine y englobe sistémicamente todas sus funciones policiales, con el apoyo conjunto de las instituciones del Estado y de la Sociedad; precisándose igualmente las funciones específicas que debe cumplir con las FFAA en la Defensa Nacional, con los Gobiernos Regionales y Municipales en la SC y con el Ministerio Público en la Investigación Policial
En éste ámbito la Policía Nacional, para controlar los conflictos sociales, mantener el orden público y la paz social; con autoridad, profesionalismo y en el marco de la Ley, requiere también de la “ Ley de Orden y Seguridad “, tal como existe en otros países; proporcionándole así mismo los medios logísticos, financieros y económicos adecuados, para contener con eficiencia y equidad, la permanente eclosión social, que afecta cotidianamente a las personas, la convivencia pacífica, propiedad pública y privada
Señores, considero que es propicia la oportunidad, para concordar algunos objetivos institucionales comunes por alcanzar, por los cuales todos los policías debemos trabajar unidos, tales como el Pliego Presupuestal, Personería Jurídica, Homologación de Haberes, permanencia de la Pensión Renovable; creación de la Universidad Policial, solución al financiamiento de la Caja Militar Policial, Código de Justicia Policial, Ley de Carrera Policial, Ley de Ascensos, nuevo Código de Contravenciones de Policía, Capellanías Regionales, edición de Reglamentos y creación Colegio de Policías; así como la construcción de Complejos Policiales, nuevo Hospital Central Policial y adquisición de medicinas para amenguar el clamor de la familia policial, con los S/ 295’000,000.00 acumulados por Fospolis
En esta gran problemática, es indudable que estamos inmersos en un conjunto de factores gravitantes de nuestra compleja realidad nacional, tales como el contexto geográfico y poblacional del país, con una población dispersa en costa, sierra y selva, conformando una sociedad multirraza, pluricultural, multilingüe, con marcadas asimetrías sociales, desequilibrios económicos, políticos, ideológicos y la presencia de grupos violentos anti sistema, cuestionando el orden, la seguridad y el ordenamiento legal; así como la persistente injerencia del poder político en el quehacer policial; situación compleja por la cual la PNP en algunas ocasiones es rebasada en el cumplimiento de su misión; por ende es necesario prever para su desarrollo integral y mejor eficiencia; que el próximo gobierno se comprometa a una inversión mínima de $100’000,000.00 anuales, obtenidos con un simple impuesto a las ingentes sobre ganancias de las industrias mineras
Por vuestro intermedio me dirijo a todos los policías del Perú, para decirles que ha llegado la hora de construir una Policía unida, disciplinada, profesional, eficiente, eficaz, respetable y respetada, con autoridad, reconocida, con espíritu de cuerpo, mística, flexible para adaptarse a los cambios, democrática, respetuosa de los Derechos Humanos, sustentada en valores éticos, filosóficamente humanista, que tenga como fin Supremo la Persona Humana y puesta al servicio de su pueblo; obrando con justicia, garantizando el orden, la seguridad y haciendo cumplir la ley; constituyéndose en la balanza del justo equilibrio que debe existir, entre el ejercicio del poder gobernante, con la libertad y los derechos ciudadanos; proporcionando a nuestra sociedad, un ambiente armónico de sana convivencia social, que facilite el Desarrollo Nacional, la búsqueda del Bienestar General y la plena realización de todos los peruanos
Que Dios nos ampare, que la Patria nos reclame y que se cumpla la Ley; haciendo realidad nuestro lema “ Dios, Patria y Ley “
GRACIAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada